Samuel Beniquez: ¿Puedo yo ser asesino con licencia y permiso de la ley desde ahora para matar fanáticos religiosos?

Excelente carta. Tienen que leerla. La misma me llega a través de mis contactos en Facebook. Creo que es lo único que he leído con sentido y la suficiente sensibilidad con respecto al asunto. Lo que está en los periódicos en tan y tan sensacionalista que no vale la pena prestarle atención. Mis posturas con respecto al asunto se alinean bastantes con las de Samuel.

¿Por qué les pregunto una barbaridad como ésta a ustedes? Para llamar a la reflexión, pues yo fui víctima de múltiples maltratos físicos y emocionales por parte de fanáticos religiosos desde niño. Vi como mi padre (el máximo líder de la Congregación Mita, Aarón) maltrataba a mi madre, a mi familia y muchas barbaridades más. Fui dado en adopción a mis tíos para que no se descubriera que yo era hijo de mi padre (el líder religioso); me privaron de mi derecho a identidad, mi derecho a la felicidad, mi derecho al amor, mi derecho a ser un niño y jugar, mi derecho a llamar madre a mi verdadera madre y muchas otras cosas más que hasta el día de hoy no he contado y que después de haberlo superado y de tantos años de terapia aún duele, pues soy humano. ¿Pero eso me da permiso y licencia para legalmente poder ser un asesino de fanáticos religiosos? ¿Eso es una excusa para que ahora yo asesine, mutile, decapite, descuartice y calcine personas inocentes y a otros religiosos que no me hicieron daño?

De igual manera la comunidad homosexual ha sido violada física y psicológicamente por miembros de la comunidad heterosexual a través de la historia. Han sido burlados desde niños en las escuelas por sus maestros y compañeros; han sido marginados en sus hogares por sus familiares, han sido excluidos de las religiones, las leyes protectoras de sus derechos y muchos abusos físicos y psicológicos más. ¿Es esto excusa para que miembros de la comunidad LGBT se conviertan en asesinos de heterosexuales, políticos y líderes religiosos por todo el daño que les han causado desde hace tantos siglos?

Señores, en la prensa leí que ya arrestaron al joven de 26 años, Juan A. Martínez, quien confesó haber asesinado al joven homosexual Jorge Steven López Mercado. El joven asesino, como todo homicida “listo” que antes de confesar trata

Jorge Steven López Mercado, joven de 19 años asesinado en crímen de odio por ser gay

de buscar una defensa, admitió haber asesinado a Jorge Steven López debido a que cuando se enteró que era un hombre vestido de mujer sintió “pánico homosexual” porque a él lo habían violado en una ocasión en la que estuvo confinado en la cárcel por sus propios crímenes (que bien para Puerto Rico y la imagen de su sistema de justicia ante el ojo mundial, que ya los asesinos de homosexuales conocen la debilidad jurídica y social de que no se respetan los derechos a los homosexuales y la simpatía que existe de parte de los políticos y fanáticos religiosos hacia todo aquel que daña física o emocionalmente a un homosexual; desde antes de entregarse y confesar ya tienen su alegato de defensa bien preparado).

Hay que prestar mucha atención cuando el mismo asesino, Juan A. Martínez, alega que en el año 2003 estuvo confinado por delitos de violencia doméstica y en su estancia en el presidio fue violado, lo que provocó su repudio por los homosexuales. Presten mucha atención a que ésta

Juan Antonio Martínez Matos, sospechoso del asesinato de Jorge Steven López. Foto El Nuevo Día.

persona es una persona violenta, que ataca mujeres, maltrata, daña, afecta, destruye y por ende asesina. A un asco de ser humano como éste no se le puede tener compasión ni pena borinqueña. Sí, la famosa “pena borinqueña” del “hay bendito”. Estamos hablando de un asesino, un ser humano que no tiene ningún escrúpulo a la hora de violentar, pegarle a mujeres o asesinar, decapitar, desmembrar y calcinar a un homosexual. Juan A. Martínez es un monstruo y a ese tipo de basura de ser humano hay que meterlo en un “hoyo”, sí, un hoyo como hizo el dios de los fanáticos religiosos que tiró al infierno a Satanás. A un hombre así es que los fanáticos religiosos deberían gritarle “hijo del diablo”, como suelen hacer. A los fanáticos religiosos los exhorto ahora a hacer el trabajo que deberían hacer. Que se vayan a manifestarse al capitolio y a exigir que un maltratante de mujeres y asesino de seres humanos vaya preso y lo encierren en el más oscuro hoyo.

Les exhorto también a las mujeres a que tomen acción en éste caso y se unan con la comunidad LGTB en una sola voz. Por lo general éste tipo de hombres que ataca mujeres son los que se ven en redes interactivas gay tales como http://www.adam4adam.com , http://www.gay.com, http://www.manhunt.com y muchas otras buscando sexo gay a escondidas de sus esposas y familiares (entérate mujer) y después los ves en altas posiciones políticas, posiciones de poder y posiciones religiosas como si nada hubiera pasado. ¿Por qué hacen éste tipo de cosas? Porque la sociedad que castiga, reprime, humilla y margina a los homosexuales los obliga a vivir una doble vida hasta el punto de destruirlos psicológicamente. Se reprimen al punto de negarse a sí mismos lo que son (se engañan), se casan, tienen mujer e hijos pero no dejan su vida homosexual, la mantienen a ocultas y muchos de ellos le exigen a sus parejas sexuales que no digan nada o los matan. Llega el momento que ellos terminan odiándose a ellos mismos y odiando a la humanidad y ahí es cuando ocurren éste tipo de barbaridades donde se convierten en asesinos, violadores y mucho más.

¡Por Dios! Es hora de que reflexionemos y nos demos cuenta que la misma sociedad es la que está creando éstos males. Dejemos de vivir en la fantasía de seguir creyendo que la homosexualidad es una enfermedad curable. Eso es pura patraña… el que nace gay siempre seguirá siendo gay, al igual que el que nace heterosexual sigue siendo heterosexual hasta la muerte.

Todos los que tenemos algún tipo de posición de poder tenemos que llevar un mensaje de amor y unión. Es tiempo de cambiar para bien… de llevar el mensaje de amor, tolerancia y aceptación en nuestras iglesias, en la casa de las leyes, en la Fortaleza, en la radio, en la televisión, en el internet y en todos los medios habidos y por haber. Está de nuestra parte que éstos Crímenes de Odio cesen. Está de nuestra parte proteger a nuestros niños que van creciendo para que si un
o de ellos nace gay o lesbiana no tenga que recurrir a la prostitución o a tantas otras cosas porque su familia no los acepta, no los ayudan y no los quieren. Tenemos que aceptar a nuestros hijos como son, a nuestros familiares, a nuestros vecinos, a nuestros compañeros de trabajo, a nuestros colegas y a todo ser humano. Comencemos a practicar el verdadero amor de Dios y uno de los primeros mandamientos bíblicos que dice claramente: “Amarás a tu Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”. Señores, no dice: “amarás a tu hermano, o amarás a los creyentes, o amarás al que va a la iglesia, o amarás al que diezma, o amarás al que es heterosexual”. Dice claramente: “amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

Si eres un verdadero cristiano, como yo lo soy, comienza a amar a tu prójimo como a ti mismo. Si no puedes aceptar a alguien por su color, por su raza, por su credo, por sus ideologías, por su orientación sexual o por alguna otra cosa, busca ayuda psicológica y/o psiquiátrica (porque tú eres el del problema dentro de ti), pero no recurras a enseñar a tus hijos a ser odiosos, a que se burlen de los demás… no los enseñes a que sean prejuiciados porque al pasar de los años tu hijo podrá ser el próximo asesino, el que desgracie el apellido de tu familia siendo un convicto por asesinato o un maltratante de mujeres. El asesino Juan A. Martínez es solo un ejemplo más de los miles de individuos como él que existen en la calle, prejuiciados y dispuestos a matar homosexuales porque así los enseñaron desde sus hogares, sus religiones y sus escuelas… esa fue su formación y por eso hasta maltrata mujeres, porque posiblemente lo enseñaron machistamente a llevar los pantalones de la casa y ser “el que manda” (conducta aprendida).

Desde ahora en adelante, no nos riamos más de un chiste anti homosexual… no permitamos que en la televisión, en el internet, ni en la radio haya otra expresión que denigre, burle, excluya o de alguna manera incite al prejuicio contra orientación sexual. Amigos, este es un asunto serio y ya ha trascendido a quitar vidas. En vez de burlarnos debemos educar a todos.

No seamos ciegos… todos tenemos un gay o una lesbiana en nuestra familia, escondido en un clóset o expuesto, pero al final es lo que es y nada ni nadie podrá quitarles su verdadero yo interno. Ustedes, con sus supuestas moralidades dobles, con sus reglamentos familiares y con sus enseñanzas machistas, tanto en las religiones como en los hogares son los creadores intelectuales de estos asesinatos. Para que su Dios los perdone y comenzar a espiar sus culpas, les invito a reflexionar y cambiar… aún hay tiempo antes de que les llegue su hora final, tengan que presentarse ante Dios y el Santísimo Creador les pregunte “Hicieron mucho por sus hermanos, pero ¿Qué hicieron por su prójimo?”

Con amor e indignación,

Samuel Beníquez

 

Anuncios

Un comentario

  1. MEJOR EXPUESTO NO PUEDE ESTAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: