El graindel y otros esqueletos digitales queer

Les abro mi “closet” con la expectativa de sumergirlos en mi Narnia y les presento algunos de mis esqueletos para que roan de algunos huesos o simplemente griten del asco.

Esqueleto #1: Cada vez que “exponen” (sacan del closet) a un político conservador por hacer actos “indecorosos” se me calientan las fibras más íntimas de mi ser. Siento como saltan de alegría las células de mi cuerpo y solo escucho a mis angelitos y diablitos en los hombros susurrar como Mr Burns… “Mmmm Excelente” acto seguido, comienzo a escuchar las trompetas del YMCA para darle la bienvenida a otro miembro de la comunidad. Así que, Roberto Arango, lamento lo que te ha pasado, pero ni tanto. No es la primera vez que un escándalo estremece a un político conservador, así que llama a Philip Hinkle y pídele uno que otro consejito. Es mas, debería comenzar un grupo de apoyo ASAP. Lo que no se debe perder de perspectiva en este asunto es que la huella digital que dejan las personas cada vez es más grande y más difícil de darle “delete”. Así que, lector, si decides ocupar un puesto político es conveniente que tengas asumida toda tu realidad y con ella todas las cosas que has hecho porque eventualmente los esqueletos van a salir del closet y es mejor conocerl@s bien y saber como mirarlos a la cara sin miedo agarrarl@s y bailar con ell@s.

Más aún si analizamos este asunto con un poco más de detenimiento, como menciona Dan Savage en su famoso podcast (Savage Love) , estamos viendo como se levanta una generación el cual se le hace imposible no tener una huella digital. Desde que están en el vientre de la madre ya hay fotos corriendo por “feibú”. Así que no podemos dejar que nos sorprendan que pronto los líderes de nuestra sociedad tengan fotos borrachos, semidesnudos, o desnudos por algún portal de Internet o de tecnología móvil. Así que es hora que tengamos asumido que todos somos seres sexuales y que la manera de buscar parejas románticas y sexuales ha cambiando y para muchos como a nuestro querido senador Arango, eso podría implicar mostrar su “bandera de japón” o simplemente chateando con otros pares para sentir un sentido de comunidad y pertenencia.

Esqueleto#2:  Estoy adicto al Uso Grindr. Pero antes de reflexionar sobre mi adicción al uso de Grindr (o como cariñosamente aprendí a llamarle, “el grindel”) a nivel psicológico tengo que  expresar el coraje inmenso que me provoca cuando una de estas homoplataformas es publicada de manera viral en los medios públicos con una connotación negativa y estereotipada de su uso. Este tipo de plataforma provee un lugar seguro para que personas que se alejan de la heteronormativad puedan crear enlaces sociales, emocionales y por supuesto, eróticos con otros pares. Crear enlaces que la mayor parte del tiempo no son posibles dado a lo intimidante que se puede tornar una atmósfera heteronormativa. Admito que muchas veces las interacciones pueden ser bizarras o hasta exageradas, pero eso solo lo hace un medio de comunicación aún más interesante y hasta objeto de estudio. Mi gran temor por toda esta situación estriba en que ahora este espacio se convierta en otro espacio que ha sido violado por una visión estereotipada y

prejuiciosa. ¿Cuántos espacios fuera de las discotecas existen para conocer personas homosexuales donde la etiqueta de sexualidad no sea un asunto intimidante? Ahora no queda otra que estar pendiente a cual plataforma homóloga estará emigrando la comunidad. Y para aquell@s que no estén de acuerdo con ese tipo de plataforma, en primer lugar, no la tienen que usar. Segundo, piénselo como una aplicación de “affirmitive action” y tercero, “back off”. Hay que recordar siempre que el problema no es la tecnología, es lo que el usuario haga con ella y aún así no necesariamente es un problema.

El/la que esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

 

Anuncios

Un comentario

  1. […] con capacidad al internet tocó mis manos estoy usando Grindr. En veces anteriores he hecho reflexiones sobre grindr, pero en esta ocasión la entrada va motivada por una breve conversación que no me puedo sacar de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: